Ciclismo, naturaleza, fotografía.

CICLISMO, NATURALEZA, FOTOGRAFÍA, MTB, RUTAS.

jueves, 7 de junio de 2018

EL SOPLAO CARRETERA CLÁSICA 2018 2/6/2018

El pasado fin de semana se ha celebrado en Cabezón de la Sal la marcha de carretera de los 10000 del Soplao. Esta edición ha estado marcada por la polémica aplicación de la nueva normativa de tráfico referente a las marchas cicloturistas. Una carrera que muchos aficionados la tienen señalada como prueba de superación personal por la dureza y belleza de su recorrido. 

Llegada a meta en Cabezón de la Sal.


Impresiones:

Muy feliz y satisfecho con mi segunda participación en el Soplao de carretera. Esta vez pude completar con éxito la marcha larga de 226 kms, la denominada Clásica. Hace dos años los nervios se apoderaron de mí no dejándome dormir nada la noche anterior y solo pude realizar la versión corta. En el aspecto personal decir que durante toda la marcha me encontré fenomenal, terminando bastante entero de fuerzas. Sigo sin saber dónde están mis límites. Agradecer a Chino, Abel, Santurde, Clara e Iñigo su compañía en esta aventura. Pasamos un estupendo fin de semana juntos. Por otro lado comentar la mala gestión que la organización realizó sobre la aplicación de la nueva normativa de tráfico con respecto a las marchas cicloturistas. No es admisible, entendible, justo ni razonable que un día antes cambien el reglamento de la marcha imponiendo unos horarios de corte prácticamente imposibles para la mayoría de participantes. Pero más grave es aún el trato que recibieron algunos ciclistas que querían continuar la carrera por el recorrido largo y se lo impidieron. Evidentemente ese "espíritu del soplao" que siempre había alentado la organización ha desaparecido este año. 


Recorrido:

El trazado de la marcha cicloturista de los 10000 del soplao en su versión Clásica es simplemente espectacular. Los primeros 50 kms es un continuo subir y bajar a modo de rompe piernas recorriendo numerosas playas del litoral cántabro y las preciosas localidades de Comillas, San Vicente de la Barquera o Pechón entre otras muchas. Después la marcha se adentra en la montaña para subir primero el Soplao, el puerto más duro de la jornada. Posteriormente se debe atacar la subida más larga, el puerto de Piedrasluengas. Tras un largo descenso se llega al bonito desfiladero de La Hermida que nos conduce a la parte final donde se deben ascender las tres colladas, que se realizan de forma continuada. Primero la Collada de La Hoz, después la collada de Ozalba y para terminar la collada de Carmona. El tramo final hasta llegar a Cabezón de la Sal se hace muy rápido con la satisfacción de saber que el desafío está cumplido. Una carrera que destaca por la dureza de su recorrido y la belleza de los paisajes por donde discurre. Es todo un reto personal para todo ciclista que desee superarse así mismo. 


Datos:

Distancia: 226 kms
Tiempo encima de la bici: 9h 53m
Tiempo total: 11h 38m
Velocidad media: 23 km/h 
Desnivel acumulado: 4.129 metros.


Otras participaciones en Los 10000 del Soplao:




Otros enlaces de interés:



Largo desplazamiento desde la zona sur de Madrid hasta Cabezón de la Sal para participar en Los 10000 del Soplao, el segundo reto importante del año.


La mayor preocupación que teníamos en un principio era la climatología y saber seleccionar bien la indumentaria que llevar. Aunque todo apuntaba a que el "Infierno Cántabro" iba estar pasado por agua.


En el Soplao de carretera se puede optar entre tres recorridos distintos a elegir: Cicloturista (121 kms 2.360 metros de desnivel), Clásica ( 226 kms, 4129 metros de desnivel) y Gran Fondo (354 kms con 7.400 metros de desnivel). 


En la recogida de dorsales nos enteramos de que la organización había modificado el reglamento con tan solo un día de antelación. El horario de corte en Puentenansa quedaba establecido ahora a las 11'30, es decir, una hora antes de lo estipulado en el reglamento cuando hicimos la inscripción. 


Dar las gracias a mis compañeros de aventura con los que he compartido este magnífico fin de semana. Me lo pasé fenomenal. 


Santurde velando armas. 


Según la organización más de 1.500 participantes tomaron la salida. 


Santurde, Iñigo, Clara, Chino, Abel y yo en la línea de salida de Cabezón de la Sal.


Siguiendo la estela de Clara "la mujer en llamas".


Superando el repecho de La Hayuela.


Pasando por la preciosa villa de Comillas.


Chino y yo habíamos diseñado una estrategia para los primeros 95 kms de recorrido: Ir a tope para poder llegar al punto de corte en Puentenansa aunque eso suponía tener que mantener una media de casi 30 km/h. Tarea ardua pero no imposible.


La primera parte del soplao es sensacional. Un recorrido que bordea la costa cántabra pasando al lado de multitud de playas y calas a través de un trazado duro muy rompepiernas con continuas subidas y bajadas repleto de paisajes preciosos de montaña y mar.


Al fondo la bonita población de San Vicente de la Barquera.


En el km 57, Chino y yo llegamos al avituallamiento (nada que objetar, sin alardes pero tenían lo necesario) de Muñorrodero. Paramos lo justo para llenar bidones, apenas un par de minutos. 


Comenzando la subida al puerto del Soplao.


Rompiendo la tranquilidad y el silencio a la que deben estar acostumbradas las pobres vacas de la zona que seguro se quedarían sorprendidas de ver tanto ciclista por allí.


Hace dos años, en mi primera participación, recuerdo penar muchísimo durante la subida a este puerto, en esta ocasión me encontré fenomenal de fuerzas y fui pasando a bastante gente.


Es una ascensión preciosa que se realiza por una carretera estrechita que va trepando la montaña superando fuertes pendientes, algunas por encima de los dos dígitos.


El último tramo está repleto de curvas de herraduras, aunque ya se hace por un asfalto de reciente creación y la inclinación no es tan acusada.


En el descenso Chino y yo enlazamos con Clara y Santurde. Todos juntos tiramos a muerte para intentar llegar en el horario previsto al punto de corte. 


Segundo avituallamiento en el km 91. Aquí me despisté un poco mientras me quitaba la camiseta térmica perdiendo de vista a mis compañeros que habían continuado hacia el punto de corte que se encontraba tan solo un par de kms más adelante.


Llegué al punto de corte sobre las 11'45, allí me encontré con varios chicos de protección civil, convertidos en la GESTAPO NAZI, que nos impedian el paso hacía la marcha larga. Allí vi cómo a varios participantes que querían proseguir por la marcha larga, les cortaban el dorsal con un cuter, incluso rallandoles el manillar. Algún ciclista casi llegó a las manos con un miembro de protección civil. Una autentica verguenza. Santurde viendo el tema decidió tirar para la marcha corta. 


Iñigo fue el único que pasó el corte dentro del horario establecido. Yo sabía que Chino y Clara habían continuado por la larga. Así que como pude eludí el control y continué. A partir de ese momento ya no estábamos protegidos por la denominada "Cápsula de seguridad", es decir, podíamos encontrar tráfico en sentido contrario y en el mismo sentido de la marcha. Por mi parte no había ningún problema. Excepto en la QH, el resto de marchas cicloturistas que había realizado todas estaban abiertas al tráfico. Y lógicamente todos los días que entreno con la bici de carretera circulo rodeado de coches, es lo normal. 


Por delante tenía una larguísima ascensión de más de 34 kms de longitud, donde había que superar más de 1.100 metros de desnivel. Todo un primera categoría. Sin la tensión de llegar a un punto concreto a una determinada hora, el resto de la marcha me lo tomé con mucha más calma. 


La mayor dureza de este puerto la encontramos al pasar por un desfiladero rocoso que debemos remontar hasta alcanzar la presa. 


A mi me pareció la parte más bonita de toda la subida y probablemente de toda la marcha también. Fue un tramo de apenas dos kms donde sufrí bastante debido a que la pendiente se endureció y el calor apretaba de lo lindo.


El embalse de la Cohilla.


Pasando por el mirador de La Cruz de Cabezuelas. Uno de los bonitos lugares desde donde se pueden observar unas estupendas vistas. 


En el km 125 estaba situado el tercer avituallamiento, donde me reencontré con Clara y Chino. Unos minutos después apareció Abel que nos narró muy enfadado como un integrante de protección civil le había quitado el dorsal y casi le tira al suelo para impedirle el paso.


Clara tiró para arriba mientras nosotros hicimos una extensa parada en la carpa del avituallamiento del puerto de Piedrasluengas, reponiendo fuerzas y comentando el lamentable incidente que sucedió en el punto de corte de Puentenansa. Para coronar el puerto aún restaban un par de kms más de subida antes de afrontar una extensa bajada de más de 20 kms.


Antes de llegar al cruce con Potes nos cayó el diluvio universal. En pocos minutos descargó con violencia una gran cantidad de agua que nos hizo apresurarnos a colocarnos el chubasquero.



Por detrás se juntaron algunos ciclistas que como nosotros circulaban rezagados con respecto a la carrera. Por estas carreteras apenas nos encontramos tráfico. 


Atravesando el desfiladero de la Hermida.


Antes de comenzar a subir Abel nos propuso hacer un avituallamiento extra. En el pueblo de La Hermida paramos en un bar para comernos un bocata. También nos vino bien para resguardarnos de la lluvia que no dejaba de caer.


Comenzando la subida a La Hoz, la primera de las tres colladas que había que superar.


Este último tramo de la carrera lo disfruté muchísimo. El paisaje era espectacular y me encontraba fenomenal de fuerzas para afrontar las tres colladas finales. 


Cuanto más dura era la pendiente y más cansado se encontraba más sonreía Abel. Es de admirar la buena actitud que siempre nos mostraba.


A medida que nos acercabamos a la cumbre la niebla se iba haciendo más espesa.



Llegué a la primera collada con muy buenas piernas.



Abel contando a miembros de la organización el incidente que tuvo. En mi opinión no es razonable que un día antes de la prueba cambien el reglamento, poniendo unos puntos de corte imposibles e injustos para muchos. Menos entendible es aún que nos impidan el paso hacia la marcha larga, aun sabiendo que íbamos a circular bajo nuestra responsabilidad por carreteras abiertas al tráfico y por supuesto respetando el código de circulación. Tampoco es de recibo que nos despojen del dorsal, puesto que es algo material que ya hemos pagado y por lo tanto es de nuestra propiedad. 


El denominador común durante los tres descensos de las colladas fue la niebla espesa. Haciendo muy peligrosas las bajadas.


Chino no mostró signos de debilidad en ninguna de las tres colladas, estuvo muy regular, con un rendimiento que ya era de esperar viendo los últimos entrenamientos que habíamos hecho juntos. 


La Collada de Ozalba me pareció la más asequible de las tres. 


De entre la niebla poco después apareció Abel, como siempre, sonriendo. 


Con más de 200 kms en las piernas atacamos la última dificultad de la jornada. 


La subida a la Collada de Carmona la hicimos cada uno a nuestro ritmo bajo una densa niebla que apenas nos debaja ver más allá del manillar.


Pese a llevar un buen ritmo y encontrarme con buenas sensaciones esta última subida se me hizo eterna buscando una cima que se encontraba oculta entre la niebla.


Entusiasmados con alcanzar la meta los últimos kms los hicimos a tope, a relevos como si fuéramos un equipo bien compaginado. 


Entré en meta emocionado dando la mano a mis compañeros de aventura. Hace una ilusión enorme cuando el speaker nombra tu nombre al rebasar la línea de meta, te hace sentir especial. Habrá que ir buscando otros retos porque este ya está superado.


No voy a entrar a valorar si esta ha sido la ruta o marcha más dura que hasta la fecha haya realizado, porque eso es algo muy relativo y depende de muchas variables y circunstancias. Pero los datos hablan por sí mismos: 226 kms, 4.129 metros de desnivel positivo, más de 11 horas de carrera. Evidentemente no es una marcha fácil, aunque como siempre digo: "si lo puedo hacer yo, lo puede hacer cualquiera". 


El futuro de las marchas cicloturistas es incierto. Con la entrada en vigor de la nueva normativa los organizadores de las grandes marchas (Soplao, Lagos, QH, Orbea Gran Fondo, Mussara, La Perico, etc ...) deberán plantear un formato atractivo para todos los ciclistas aficionados y donde tengan cabida todos los niveles. 


PERFIL:




TRACK DE LA RUTA:




Powered by Wikiloc